Análisis comparativo de los sistemas políticos y socioeconómicos mundiales
Lic. en administración de las organizaciones
Equipo 3
PAÍSES EN VÍAS DE DESARROLLO
Introducción
Los países en vías de desarrollo son aquellos países que no poseen un nivel de actividad económica lo suficientemente alto para proveer de los recursos necesarios a la gran mayoría de su población para cubrir un mínimo de necesidades de consumo que garanticen buenas condiciones de salud, alimentación, educación, vivienda y servicios. Este concepto se relaciona con equidad, distribución del ingreso e igualdad de oportunidades.
La diferencia de desarrollo entre países se debe a múltiples causas, no únicamente a las de tipo económico. Esas causas tienen a la vez un origen interno como externo. No todos los Estados tienen el mismo grado de organización social, ni similares estructuras productivas, ni parecidos recursos financieros, ni modos de vida equiparables. En la actualidad, dos realidades contrastan bruscamente: la de los países desarrollados y la de los países subdesarrollados o en desarrollo. El 80% de la población mundial vive en este segundo grupo
Definir lo que es un país en vías de desarrollo es algo complejo, ya que el concepto “en vías de desarrollo” y las características que lo tipifican, registran magnitudes variables, según el país que se trate de ubicar en esta categoría. Entre las características determinantes, se encuentran las siguientes:
· El nivel de ingresos por habitante es variable.
· Dependencia de los países en cuanto a su comercio exterior: la exportación, por lo general, se fundamenta en un solo producto, la importación, por el contrario, incluye una gran variedad de productos, en los cuales se destacan los bienes de capital (tecnología), los insumos (indispensables para movilizar la industria), y alimentos.
· Imposibilidad de financiar su propio crecimiento económico.
· Esfuerzos por resolver los problemas de analfabetismo y asistencia medico-sanitaria.
Principales indicadores:
· Elevado índice de desempleo.
· Elevado índice de corrupción.
· Desigualdades económicas abismales entre sus habitantes.
· Sus gobiernos aportan poco o nulo presupuesto a la ciencia y tecnología.
· Bajo ingreso per cápita.
· Agotamiento de los suelos por la práctica del monocultivo.
· Elevada deuda externa.
· Desarrollo tecnológico dependiente de otros países.
· Productores de materia prima para la exportación, e importadores de productos industrializados.
Estos países poseen mercados financieros poco desarrollados y una fuerte intervención del gobierno, por lo cual han recurrido a la aplicación de las siguientes políticas ineficientes:

· Tipos de cambios monetarios fijos.
· Financiamiento inflacionista de su déficit público.
· Indexación generalizada de los salarios y precios.

Las características que subsisten en éstos países poco afortunados, no siendo estas jerárquicas, son las siguientes:

1. Mercados Financieros Acorde con sus Economías;
2. Intervención Estatal en la Economía;
3. Constante Impresión de Dinero;
4. Transacciones Financieras Estrictamente Controladas;
5. Exportaciones Dependiente;
6. Elevada Población;
7. Escasez de Capital Físico;
8. Distribución de la Renta; y Estructura Económica.
Políticas de Países Subdesarrollados
La gran mayoría de los países en vías de desarrollo tiene dentro de sus principales problemas, el cambiar la incorporación de la población que no asisten a la escolaridad obligatoria y en segundo plano el mejorar la calidad de los aprendizajes efectivamente logrados. Estas desigualdades educativas, tanto de incorporación, permanencia y aprendizaje real, están estrechamente vinculados con las limitaciones y desigualdades de la oferta de los servicios educativos nacionales públicos. Además, también se suma estos factores la falta de recursos con que en ocasiones cuentan las familias para garantizar y sostener a sus hijos dentro de las escuelas. Sin embargo, la gran mayoría de países tiene implementado dentro de su constitución el que la escuela deberá ser laica y gratuita hasta el nivel medio básico. Cabe señalar que aunque está plasmado en un documento, no está plenamente identificado de qué forma se va a alcanzar este objetivo, es decir, el que la educación llegue a todos los rincones de los diferentes países. De igual forma, se habla de educación de calidad, pero sin decir cuáles van a ser las herramientas, ni los procesos, mucho menos los parámetros de medición para determinar a qué nivel se está y a qué nivel se pretende llegar y de qué forma.
Por eso somos muchos los que afirmamos, que no es posible garantizar igualdad de oportunidades educativas sin ciertos mínimos de igualdad y justicia social. Es cierto que ha existido una serie de transformaciones en las estructuras y procesos económicos y sociales, el Estado ha evolucionado y en la gran mayoría de países en vías de desarrollo se ha visto subyugado a los intereses de las principales empresas transnacionales, en donde la interdependencia económica sustituye a la soberanía del Estado y la economía regional deja de existir para convertirse en economía mundial. La posibilidad del estado para intervenir en el conflicto social se ha visto limitado y condicionado por sus actividades en el ámbito económico por lo que ha modificado sus actividades dentro del mundo global económico. Hemos visto el achicamiento del Estado, y un fracaso de la política neoliberal actual de los países en vías de desarrollo, en donde la transformación económica afecta la vida cotidiana de la gente a través de sus impactos en el mercado de trabajo, el empleo y la distribución del ingreso.
La desigual distribución de la riqueza y el ingreso es un poderoso factor explicativo de la pobreza. Este fenómeno afecta a millones de familias y niños latinoamericanos, y parte de este fenómeno recae en la caída en los precios de ciertos productos agrícolas, las elevadas tasas de interés y la pérdida de subsidios del sector agropecuario, que es la forma con la que compiten internacionalmente la gran mayoría de países en vías de desarrollo. Los recursos del presupuesto público que se destinan al desarrollo de acciones de bienestar social deben tener como objetivo fundamental, responder a las necesidades de aquellas familias que no están en condiciones de sufragar, con dinero propio, sus requerimientos más elementales.
Dentro de las políticas de tecnología e información, las actuales estructuras internacionales de información son sumamente inadecuadas para los países en desarrollo. Además, debe tenerse en cuenta que el suministro de información no tiene el efecto automático de crear una demanda y que, a menos que se asegure una utilización adecuada de la información por los países en desarrollo, las estructuras internacionales de información cumplen una función escasamente útil para estas naciones, sin embargo, la ciencia se ha convertido en una fuerza de producción, entonces reproduce, reestructura y desarrolla la estructura social, se convierte en un instrumento que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres cuando no la poseen.

Política de la economía en los países desarrollados
Sobre las políticas de economía podríamos decir que la saturación y la alta competitividad de cadenas de supermercados en países desarrollados como Estados Unidos, Francia y Japón, han llevando a estos capitales extranjeros a buscar nuevas oportunidades de inversión y nichos de mercados en países en desarrollo como lo es nuestro país.
Por otro lado los países en vías de desarrollo a través utilizan cadenas de valor como una herramienta importante para apoyar pequeños productores interesados en penetrar mercados globales, de manera sostenible
Política de los Estados desarrollados
En materia de soberanía las relaciones internacionales, se asume que todos los Estados son iguales sin importar el poder económico o militar del que disponen ya que un Estado soberano gobierna en su propio territorio y declara la guerra si es necesario, en busca de sus objetivos nacionales, con la globalización estos intereses van mas allá de sus fronteras por lo que es necesario “extender” su soberanía por lo que busca extender este poder de forma económica y en mayor medida militar.
Política de los Estados desarrollados en materia de información científica y tecnología
La política en materia de información científica en los últimos años ha ocupan un lugar central como nunca antes en la historia, se ha convertido en un factor crítico para el desarrollo según el informe 1998/99 del Banco Mundial que afirma “Las economías no están basadas únicamente en la acumulación de capital físico y recursos humanos; hace falta también un sólido cimiento de información y aprendizaje”
Lo que distingue a los países pobres de los ricos es no sólo que tienen menos capital, sino además contar con mas o menos conocimientos ya que el conocimiento repercute directamente en el sistema productivo y la estructura social.
En los países desarrollados la nueva tecnología le permite a algunos supermercados tener información completa sobre proveedores, niveles de inventario y conocimiento detallado del perfil de los compradores. El uso de esta tecnología, patentada y de alto valor, ha permitido a pocos supermercados generar ventajas competitivas, disminuyendo costos de transacción en toda la cadena, y mejorando la calidad del producto a través de su rastreabilidad. La globalización de esta tecnología causará que las transacciones realizadas tradicionalmente a través del mercado sean internalizadas, creando relaciones más estrechas entre pocos proveedores eficientes y pocas cadenas de supermercados, marginalizando del
sistemas a todo aquel que no se logre adaptar.
Es por ello que durante las dos últimas décadas los Estados Unidos de Norte América han estado al borde de una transición histórica; la vieja sociedad que generó riqueza en forma de bienes de capital y productos manufacturados, está dando paso a una nueva sociedad valorada en términos de activos menos tangibles tales como conocimiento y procesamiento de información".
Si hacemos una retrospectiva en el desarrollo de la humanidad, podemos entender que el siglo XIX provocó un cambio frenético en las capacidades productivas de la Humanidad, marcando el comienzo de la era moderna.
Hoy las nuevas tecnologías de la información están relevando de manera inexorable la industria pesada y manufacturera , como principal soporte de las economías desarrollada; pero a diferencia de esta economía que dependía de bienes agotables como el petróleo, el hierro la nueva economía se desarrollará en el rumbo del conocimiento; por lo tanto la información y el conocimiento se convierten en el nuevo objeto formal de la ciencia y la tecnología, hasta tal punto que economía, cultura y bienestar social dependen cada vez mas del desarrollo de nuevas tecnologías de información.
Los viejos pilares de la economía tierra, capital, trabajo quedaron desvirtuados ante el advenimiento de nuevas empresas de amplia base tecnológica como software, servicios, biotecnología etc.
Se añade entonces un nuevo componente a los factores de producción que son: el conocimiento y la tecnología. Por supuesto este hecho ha tenido impacto en las unidades económicas empresariales; el éxito de una empresa se encuentra en su capital intelectual ; podemos observar como en las empresas los activos fijos vienen siendo relegados; la capacidad de gestionar talento humano; la capacidad de gestionar el intelecto humano se está convirtiendo en la técnica gerencial del presente, como consecuencia de anterior se ha desarrollado interés por el capital intelectual, la creatividad, la innovación y el aprendizaje organizacional.
Política migratoria de los paises desarrollados
En los distintos países desarrollados se ha endurecido las políticas en contra de la inmigración, en especial, con la migración irregular que busca considerar como criminales a los migrantes irregulares ya que supuestamente debilita al Estado ya que tiene que ofrecerles servicios que le generan una erogación importante, sin embargo se ha demostrado que los países receptores de migrantes tiene un crecimiento económico importante.
Este endurecimiento se da solamente hacia paises subdesarrollados ya que hacia otros paises desarrollados la migración tiende a ser libre como en la union europea o Estados unidos y Canada
Política de proteccion a la propiedead intelectual
En los países desarrollados, se privilegia el estado de derecho, en materia del otorgamiento de licencias de derechos de propiedad intelectual ha dado preferencia a que no se afecte en alguna medida el libre mercado, por medio de las leyes antimonopolio o lo que es lo mismo la protección de la libre competencia
Políticas contra la exclusión y pobreza:
El concepto de exclusión social. Concepto que engloba a la pobreza pero más allá; la exclusión social se define por la imposibilidad o dificultad intensa de acceder a los mecanismos de desarrollo personal e inserción socio-comunitaria y a los sistemas preestablecidos de protección. La existencia de sectores socialmente excluidos, en el marco de las nuevas sociedades postindustriales es una realidad ampliamente asumida. Sin embargo, los niveles concretos de conocimiento sobre esta realidad están todavía hoy claramente por debajo de lo deseable. Queremos contribuir, aunque sea de forma somera, a conocer mejor ese concepto.

Como hemos dicho, estamos viviendo cambios muy profundos en los aspectos fundamentales que han asentado la sociedad industrial avanzada del siglo XX. Desde el punto de vista productivo, el impacto de los grandes cambios tecnológicos ha modificado totalmente las coordenadas del industrialismo. Se han superado las estructuras “fordistas. Palabras como flexibilización, adaptabilidad o movilidad han reemplazado a especialización, estabilidad o continuidad. La sociedad del conocimiento busca el valor diferencial, la fuente del beneficio y de la productividad en el capital intelectual frente a las lógicas anteriores centradas en el capital físico y humano. Lo que está en juego es la propia concepción del trabajo como elemento estructurante de la vida, de la inserción y del conjunto de relaciones sociales. Y, en este sentido, las consecuencias más inmediatas de esa reconsideración del trabajo afectan en primer lugar a lo que podríamos denominar la propia calidad del trabajo disponible.
Impacto de estas políticas en el contexto nacional:
En el contexto de las políticas descritas con anterioridad, podemos decir que se ha democratizado, castigando más severamente a los de siempre, pero golpeando también a nuevas capas y personas. Pero, aparecen también nuevas posibilidades de ascenso y movilidad social que antes eran mucho más episódicas. Encontramos más niveles y oportunidades de riqueza en segmentos o núcleos sociales en los que antes sólo existía continuidad de carencia. Mientras, por otro lado, encontramos también nuevos e inéditos espacios de pobreza y de dificultad en el sobrevivir diario. Frente a la anterior estructura social de grandes agregados y de importantes continuidades, tenemos hoy un mosaico cada vez más fragmentado de situaciones de pobreza, de riqueza, de fracaso y de éxito. Pero, la miseria coloniza y la riqueza expulsa. Y ello genera una proliferación de riesgos y de interrogantes que provoca fenómenos de búsqueda de certezas en la segmentación social y territorial. Los que pueden buscan espacios territoriales o institucionales en los que encontrarse seguros con los “suyos”, cerrando las puertas a los “otros”.

Las familias se resienten también de esos cambios. El ámbito de convivencia primaria no presenta ya el mismo aspecto que tenía en la época industrial. Los hombres trabajaban fuera del hogar, mientras las mujeres asumían sus responsabilidades reproductoras, cuidando marido, hijos y ancianos. Las mujeres no precisaban formación específica, y su posición era dependiente económica y socialmente. El escenario es hoy muy distinto. La equiparación formativa entre hombree y mujeres es muy alta. La incorporación de las mujeres al mundo laboral aumenta sin cesar, a pesar de las evidentes discriminaciones que se mantienen. Pero, al lado de lo muy positivos que resultan esos cambios para devolver a las mujeres toda su dignidad personal, lo cierto es que los roles en el seno del hogar apenas si se han modificado. Crecen las tensiones por la doble jornada laboral de las mujeres, se incrementan las separaciones y aumentan también las familias en las que sólo la mujer cuida de los hijos. Y, con todo ello, se provocan nuevas inestabilidades sociales, nuevos filones de exclusión, en los que la variable género resulta determinante. En ese nuevo contexto, las políticas públicas que fueron concretando la filosofía del estado del bienestar, se han ido volviendo poco operativas, poco capaces de incorporar las nuevas demandas, las nuevas sensibilidades, o tienen una posición débil ante nuevos problemas.
Las políticas de bienestar se construyeron desde lógicas de respuesta a demandas que se presumían homogéneas y diferenciadas, y se gestionaron de manera rígida y burocrática.
Mientras hoy tenemos un escenario en el que las demandas, por las razones apuntadas más arriba, son cada vez más heterogéneas, pero al mismo tiempo llenas de multiplicidad en su forma de presentarse, y sólo pueden ser abordadas desde formas de gestión flexibles y desburocratizadas. Es en ese desencaje entre nuevas realidades y viejas o convencionales respuestas donde encontramos el marco en el que inscribir la exclusión social como concepto. Como ya hemos avanzado, es esa imposibilidad o dificultad intensa de acceder a los mecanismos de desarrollo personal e inserción socio-comunitaria y a los sistemas preestablecidos de protección, lo que, desde nuestro punto de vista caracteriza la exclusión. Pero si queremos adentrarnos más en concepto, podemos tratar de verla en sus diversos componentes: como fenómeno estructural; como fenómeno dinámico; como fenómeno multifactorial y multidimensional; como fenómeno politizable.